miércoles, 20 de octubre de 2010

Practica la Felicidad... con las palabras que dices

Las palabras que hablamos revelan mucho sobre nosotros, nuestras actitudes, creencias, sentimientos y expectativas. Nuestras palabras no sólo comunican lo que queremos que los demás escuchen, sino que tienen el poder de influenciar y tener un impacto real en las personas y situaciones. Podemos usar nuestras palabras para alentar y motivar al igual que podemos utilizarlas para debilitar o derrotar a nosotros mismos y a otros. Todos los días tenemos la oportunidad de hablar lo que está en nuestros corazones y en nuestras mentes. Muchas veces, nosotros no tomamos el tiempo para pensar en lo que vamos a decir, al hacerlo, vamos a aprender que nuestra forma de expresión contribuye a nuestra felicidad.

Nos demos cuenta o no, siempre estamos hablandonos de una manera positiva o negativa acerca de nosotros mismos, de otros y del mundo que nos rodea. A medida que nuestro diálogo interno se vuelve más positivo, nos vemos a nosotros mismos y al mundo de manera más positiva.

Debemos fomentar este segundo hábito, podemos practicar la felicidad al hablar cosas buenas sobre nosotros mismos y otros. Nosotros los llamamos afirmaciones, ya que afirman (o declaran), algo positivo y bueno. En realidad hacemos esto a menudo y ni siquiera nos damos cuenta. Nos decimos cosas como: "Yo puedo hacer esto" o "siempre tengo mala suerte". Las afirmaciones son repetidas una y otra vez, y eso es lo que hace que se peguen. Empezamos a creer realmente lo que estamos diciendo.

Recibimos lo que hablamos. Nuestras palabras llegan a ser profecías que se cumplen solas.

Tus palabras tienen enorme poder creativo y en el instante que hablas algo, ese algo nace. Este es un principio espiritual, y funciona igual si dices algo bueno o malo, positvo o negativo.

No uses palabras para describir tu situación. Usa palabras para cambiar tu situación.


" dirías a este monte: pásate de aquí a allá y se pasará y nada os será imposible"
Mateo 17:20

1 comentario:

Celsy dijo...

FELICIDADES! Por eso yo sigo declarando bendiciones sobre mi vida, mi familia, Y GANA SUPER, porque el tiempo está por llegar. Bendiciones!